Es un espacio para poder profundizar en aquellos temas que son importantes para cada una de las personas, participen o no en otras actividades.

¿Qué es la terapia individual?

La terapia es un proceso dedicado a la toma de conciencia y el autocoocimiento, a través de la comunicación, la interacción y la relación entre el individuo y el terapeuta. Aunque la comunicación es un factor fundamental en el proceso, la psicoterapia es mucho más que simplemente “hablar de los problemas”. Se trata de una relación profesional entre el terapeuta y el paciente, basada en técnicas, estructuras y principios terapéuticos establecidos.

Es un espacio de apoyo en el cual podrás tomar contacto con tus propias necesidades, ver tus fortalezas y descubrir cuáles son los lazos que te atan al pasado y que no necesitas más. Un espacio seguro y confidencial para compartir, para practicar reforzando las partes más sanas y fortaleciendo las menos sanas.

¿Para qué te puede servir?

De forma general te puede ayudar a potenciar los recursos internos que ya están presentes en ti y a descubrir nuevas herramientas para la mejoría. Se trata de un proceso que está enfocado, entre otras cosas, en ayudar a cada individuo a adquirir una mayor comprensión de uno mismo y del entorno; lograr cambios positivos en las distintas áreas de su vida; superar desafíos y resolver problemas; aprender a convivir y gestionar emociones como la tristeza, la ira y el miedo; aumentar la confianza en uno/a mismo/a y la autoestima.

Te ofrece y facilita la posibilidad de mirar más allá de creencias e ideas que dificultan el cambio y de mirar dentro de nosotros/as, en nuestro corazón.

De forma particular el trabajo terapéutico te ayudará a tener:

  • Sensación de tranquilidad y equilibrio interno
  • Relaciones más saludables con uno mismo y con los demás
  • Disminución de la ansiedad y el estrés
  • Volver a sentir ilusión por la vida, disfrutar
  • Dejar ir las cosas del pasado, curar heridas
  • Superar, o aceptar, miedos, ansiedad, angustia y estrés
  • Resolución de Conflictos
  • Sanar y aceptar emociones presentes en ti (malestar, tristeza, enfado)‏
  • Estar más tranquilo/a, parar la mente
  • Mejorar la autoestima y la confianza en ti mismo/a
  • Aprender a decir NO
  • Mirarte al espejo y no juzgarte
  • Mejorar las relaciones familiares, de pareja y amistades
  • Tratar asuntos laborales

¿A quién le va bien hacer terapia?

Cómo dicen en el Instituto Erich Fromm de psicoterapia humanista puede ir bien:

  • A quien está con el ánimo está mustio y no logra salir de esa situación…
  • A quien, cuando tiene un problema, no para de darle vueltas en su cabeza…
  • A esa persona a quien los demás le dicen que es muy agresiva…
  • A quienes viven en un ambiente hostil que les resulta difícil de manejar…
  • A las personas frías y con dificultad en crear y mantener relaciones…
  • A los que están confundidos y no logran aclarar sus ideas sin ayuda…
  • A las personas que han hecho de la ansiedad su compañera…
  • A quienes tienen un exceso de estrés y no lo llevan bien…
  • A las personas que se sienten rechazadas y aisladas…
  • A los que se ven muy pequeños, comparados con los otros…
  • A los que piensan que todo se acabó y no hay esperanzas de futuro…
  • A quienes les resulta difícil aceptar las limitaciones de la vida…
  • A quienes les producen un pánico exagerado algunas cosas inofensivas…
  • Al que se siente con el corazón roto…
  • A los que les cuesta controlar sus impulsos…
  • A las parejas que tienen conflictos y desean resolverlos…
  • A las que no los tienen y quieren prevenirlos…
  • A los que siempre les duele algo y el médico les dice “son los nervios”…
  • A quienes desean resolver algunos conflictos familiares…
  • A los que desean aprender a trabajar en equipo en forma eficaz…
  • A  las personas que están desorientadas y dudan qué camino tomar…
  • A aquellos que tienen continuos conflictos con los que les rodean…
  • A las personas a las que les cuestan las relaciones sociales…
  • A los que disfrutan de la vida y quieren crecer más por dentro…

¿Cuál es mi enfoque en la terapia?

Yo trabajo desde un enfoque gestáltico y desde la filosofía de trabajo de PCI (Proceso Corporal Integrativo)

La terapia Gestalt se encuadra dentro de la psicología humanista, es creada y desarrollada por el alemán Fritz Perls (médico psiquiatra, 1893-1970). Nace influenciada principalmente por el psicoanálisis, el trabajo con el cuerpo de Wilhelm Reich, el teatro, la fenomenología y el existencialismo, entre otros.

La Gestalt es una actitud, una filosofía de vida, una manera de posicionarse ante el mundo. Pone la atención en el momento presente, en el “aquí y ahora”, tomando conciencia de la experiencia presente.

Ya que es el presente donde estamos constantemente, no en el pasado- que ya pasó ni en el futuro-que no llegó. Es justamente en el momento actual cuando podemos hacer algo para solucionar asuntos inconclusos del pasado, o proyectarnos hacia el futuro.

Es un proceso de profundo autoconocimiento que favorece un contacto auténtico con uno mismo y con los demás. Reconociendo los conceptos y preconceptos creados a lo largo de los años sobre mí mismo/a y sobre el mundo. La terapia Gestalt ayuda a cuestionar estos conceptos, a romper los guiones previamente establecidos y a experimentar soluciones nuevas y creativas.

El PCI ha sido desarrollado por Antonio del Olmo, integra diferentes técnicas de trabajo corporal y terapéutico (Bioenergética, Yoga, Gestalt, Rio abierto) aporta a la terapia la escucha corporal, la atención en el cuerpo como un lugar de resonancia de las cosas que nos están pasando.

¿Qué momento es bueno para acudir los servicios de un terapeuta?

Muchos pueden ser los motivos para acudir a terapia, algunos de ellos son:

  • Si sientes que no puedes gestionar de forma satisfactoria tu contacto con tu entorno, relaciones, emociones o si sientes que las decisiones que tomas no son tuyas sino inducidas por otras personas o por el entorno.
  • Cuando las emociones se te escapan y tienes explosiones de rabia o de llanto que no sabes cómo canalizar adecuadamente.
  • Si repites patrones, errores y hábitos en tus relaciones de pareja, así como que acabas renunciando a tus cosas para complacer al otro. O al revés, tratas de imponerte y te frustras mucho cuando no sale como tú tenías planificado.
  • Si sientes que la tristeza, la apatía y la falta de ilusión empieza a agobiarnos.
  • Cuando todo a nuestro alrededor lo percibimos como amenazante y nos sentimos solos en una situación donde no encontramos la salida.
  • Cuando el temor y la inseguridad no nos permiten seguir adelante.
  • Nos sentimos con “los nervios rotos” o “fuera de control” y casi cualquier situación hace que reaccionemos con enojo o llanto incontenible.
  • Cuando debas tomar una decisión trascendental, de manera que necesites analizar bien la situación.
  • Cuando se nos presenta una situación problemática y tratamos de resolverla con nuestra experiencia y recursos, pero nos damos cuenta que nos ha rebasado por completo.
  • Cuando un problema se repite o se alarga por mucho tiempo y no se nos ocurren soluciones adecuadas.
  • Cuando sufrimos de una depresión o crisis de ansiedad que no nos deja salir a delante.
  • Cuando la situación sale de nuestro control y no sabemos que más podemos hacer.
  • En nuestra vida, pasamos por situaciones difíciles y dolorosas que nos marcan y nos dejan heridos: infancia sin cariño o alta exigencia, muertes o separaciones, enfermedades familiares terminales, abuso sexual, problemas escolares, etc.

No estás solo/a, puedes encontrar soluciones adecuadas a los problemas que vives con un buen acompañamiento. Te animo a dar el paso de pedir ayuda, si la necesitas, y date la oportunidad ahora de ser mas feliz y tener un mayor bienestar.

Guillermo Delgado

630154239